El curioso origen de la mayonesa

El origen de la mayonesa

Según la versión más extendida, la mayonesa se originó en Mahon, la capital de la isla de Menorca que fue conquistada por los franceses en el siglo XVIII. El almirante que conducía la expedición llevó a Francia una salsa oriunda de la isla, que se fabricaba con aceite de oliva, yema de huevo, limón y ajo. Para la cocina francesa, el sabor del ajo era muy fuerte y lo eliminaron, pero la salsa llevó por nombre su gentilicio: mahonesa.

En otros países

En el mundo de habla inglesa se cree que la salsa es de origen francés, algunos autores afirman que se denomina así debido al nombre de su inventor, un tal general MacMahon, esta creencia está muy arraigada sobre todo en Irlanda.

En algunos países de Latinoamérica es una salsa introducida desde los Estados Unidos y es de ahí de donde popularmente se considera que es. Sin embargo en países como Argentina, debido al gran número de inmigrantes italianos y españoles se cree que el origen de la mayonesa es de dichos países.

 

Para cada ocasión

Añade a la mayonesa distintas hierbas y condimentos, para obtener sabores  según la ocasión. Por ejemplo con estragón, finas hierbas es ideal para pescados y mariscos; con curry para acompañar guisados con carne de res o pollo; con cebollín picado sazona las verduras y crudités.

La mayonesa es muy usada para acompañar los crustáceos –es una combinación deliciosa- como cangrejo, camarones o langosta, verdura cruda y también carnes frías, pollo y huevos cocidos.